La miasis canina, al igual que muchas otras enfermedades de nuestras mascotas, comienza por la presencia de parásitos externos que producen daños severos en la salud de los perros y gatos. En este artículo queremos advertirte sobre la miasis y cómo esta puede desarrollarse a partir de una simple herida de tu perro.

¿Qué es la miasis canina?

La miasis se trata de una enfermedad que se produce cuando la mosca del género Díptera se acerca a la herida de un canino y deposita en ella sus huevos. Estos huevos se desarrollan y se convierten en larvas que comienzan a alimentarse de la piel muerta del animal y liberan una enzima que daña severamente el tejido de su piel.

Para que esta enfermedad se produzca, el canino deberá tener previamente una herida donde la mosca deposite sus huevos, pudiendo la miasis posteriormente, desarrollarse en múltiples sectores de su cuerpo. Según el área donde se desarrolle puede clasificarse como miasis cutánea, oftálmica, auricular y urogenital. Además, esta puede formarse en cualquier ser vivo vertebrado, incluyendo los humanos.

También es posible (aunque más difícil) que la enfermedad se desarrolle en áreas del cuerpo del perro que se encuentre constantemente húmeda ya sea por lagrimeo, incontinencia, salivación u otro motivo que haga que una parte de su cuerpo se irrite debido a la humedad.

¿Cómo saber si mi perro tiene miasis?

Detectar la miasis en un perro resulta bastante sencillo ya que en la herida abierta las larvas son fácilmente observables a simple vista. Estas pueden comenzar siendo unas pocas, pero si no se atiende rápidamente la herida puede convertirse rápidamente en un nido (conocido popularmente como bichera o gusanera). Además, junto con la presencia de las larvas es posible notar un olor fétido proveniente de la herida y una sustancia oscura (secreción de las larvas) que puede atraer más moscas.

¿Cómo se desarrollan las larvas de la miasis canina?

Los huevos de la mosca tardan entre 1 y 3 días en eclosionar desde que son depositados en la herida, posteriormente las larvas aumentan considerablemente el tamaño de la herida en muy poco tiempo. En un lapsus de 2 semanas las larvas crecen y se convierten en gusanos que liberan una enzima que deteriora el tejido cutáneo del perro haciendo que la herida se vuelva más profunda y por lo tanto ahondando ellos mismos en su cuerpo. Si esto no se controla a tiempo la herida puede acabar infectada debido a la presencia de los gusanos.

¿Cómo es el tratamiento para la miasis canina?

El tratamiento contra la miasis debe ser indicado y realizado por un veterinario. Inicialmente es imprescindible retirar todas las larvas del cuerpo del perro, para luego desinfectar y curar la herida o heridas que posea. Además, alrededor de ellas posiblemente el veterinario decida rapar el pelaje del perro ya que este atrapa múltiples bacterias que pueden infectar la herida. Deberá aplicarse un antibiótico local y un producto insecticida, ambos no tóxicos en caso de que el perro los ingiera por accidente.

Si se presenta una infección esta deberá ser tratada con antibióticos y otras medidas que considere el veterinario dependiendo del estado de salud en el que se encuentre el paciente y de las áreas del cuerpo afectadas. Recuerda, además, que las áreas afectadas por los gusanos suelen encontrarse muy sensibles y dolorosas, por lo que será necesario evitar que este (en su intento de alivio) se muerda o toque el área afectada.

¿Cómo prevenir la aparición de miasis en mi perro?

Prevenir la aparición de miasis canina es sencillo, pero requiere una atención constante de tu perro. Ya sea que éste presente una herida o que posea un área de su cuerpo que habitualmente se encuentre húmeda, es necesario estar atento para actuar ante ambos casos.

Si tu perro se lastima y desarrolla una herida será necesario que esta sea desinfectada y tratada rápidamente para evitar que las moscas depositen en ella sus huevos. En primer lugar, es recomendable que, por precaución, la herida sea evaluada por un veterinario que nos indique el tratamiento a seguir.

En caso de que tu perro posea un área continuamente húmeda será necesario mantenerla higienizada y secarla con continuidad. Pero cuidado, ya que el constante acto de secarlo puede irritar igualmente su piel, produciendo el mismo resultado. Nuevamente, lo más indicado es que consultes a su veterinario sobre la mejor forma de cuidar de él en caso de que tenga una zona de su cuerpo constantemente humedecida.

Trata rápidamente cualquier herida de tu perro en nuestro Centro Integral Veterinario VPro

En VPro queremos que tu perro se encuentre sano y libre de heridas. Por ello, ante cualquier herida que se haga u otra inquietud que tengas sobre tu mascota siempre podrás contar con nuestros veterinarios para asesorarte sobre su salud. Consigue tu cita en el siguiente enlace o comunicándote con nosotros al 950 95 44 42 / 687 59 62 75.