Llega la primavera y con el buen tiempo aumenta la duración de nuestros paseos con nuestr@s compañer@s pelud@s en los que disfrutar de agradables momentos al aire libre junto a nuestras mascotas.

Sin embargo, es necesario que seamos conscientes de un problema que, con la llegada de temperaturas más agradables, se vuelve cada vez más frecuente: las enfermedades contraídas por perros por beber agua de estancada procedente de fuentes, estanques, charcos y otras fuentes de agua no potables.

A partir de esta época del año, no son pocos los casos de perros que atendemos en nuestra clínica veterinaria aquejados de problemas por beber de agua estancada y con síntomas como fiebre, diarrea, vómitos, etc.

Es por esta razón que en este artículo os queremos contar más acerca de los peligros que entraña que nuestra mascota beba de este tipo de aguas no aptas para el consumo y por qué es importante que vigilemos que se mantenga alejada de estas fuentes de agua.

Por qué tu perro no debe beber agua estancada (fuentes, estanques, charcos)

Leptospirosis, un peligro para la salud de tu perro

La leptospirosis es una enfermedad infecciosa causada por una bacteria presente en la orina de animales y que también suele estar presente en aguas estancadas de fuentes, estanques o charcos.

Además, las ratas también son portadores comunes de esta patología junto con otros como mapaches, zarigüeyas, otros perros, etc.

Esta bacteria accede al cuerpo del animal a través de las mucosas (boca, nariz, ojos) y se propaga hasta el torrente sanguíneo, pudiendo ocasionar problemas graves en nuestra mascota.

Síntomas de la Leptospirosis

Entre los síntomas más frecuentes asociados a esta enfermedad podemos encontrar fiebre, letargia (cansancio y pasividad), así como aumento de la frecuencia con la que orina y presencia de sangre en la orina.

Si observas estos síntomas en tu mascota es importante que acudas al veterinario lo antes posible, dado que es necesario atajar este tipo de enfermedades de manera precoz para proporcionar a tu mascota el mejor tratamiento.

El tratamiento contra la leptospirosis consiste en la administración de antibióticos a base de penicilina que en la mayoría de casos resultan efectivos a la hora de eliminar la bacteria del organismo de nuestra mascota.

Sin embargo, en infecciones de mayor relevancia es posible que nuestra mascota deba recibir tratamiento un centro veterinario durante unos días, de manera que se le puedan dar cuidados más específicos y una mejor vigilancia. Tras unos días el paciente suele irse a casa para continuar la recuperación en la comodidad de su hogar.

Cianobacterias, bacterias presentes en el agua que pueden resultar fatales para tu perro

Son reconocibles por su color verde azulado y su diminuto tamaño, algo que sumado a que tienden a situarse formando una película verde sobre ella, hace que en ocasiones sean confundidas con algas. Su ingesta puede ser mortal para nuestro perro.

Sin embargo, no se trata de algas sino que son bacterias que habitan en aguas estancadas y que tienden a proliferar en las épocas cálidas del año.

La peligrosidad de estas bacterias radica en que generan toxinas hepáticas, dermotóxicas y neurotóxicas que constituyen un serio peligro para la salud de nuestra mascota.

Si nuestra mascota ingiere estas bacterias debemos de acudir al veterinario lo antes posible. Ya que aunque en la actualidad, no existe antídoto por intoxicación por cianobacterias, si se ataja a tiempo cabe la posibilidad de eliminar el tóxico mediante fluidoterapia.

Síntomas de intoxicación por cianobacterias

Entre las principales consecuencias derivadas de la intoxicación por cianobacterias podemos encontrar erupciones cutáneas, daño hepático, problemas neurológicos, parálisis respiratorias, junto con otros como desorientación, convulsiones, vómitos y diarreas.

Estas bacterias también están presentes en determinados lagos y estanques de agua dulce en los que en ocasiones tanto a perros como humanos nos gusta disfrutar de un refrescante baño cuando llega el calor, por lo que es necesario que tengamos cuidado a la hora de dejar a nuestro perro bañarse en ciertos lugares, especialmente si observamos que existe una película verdosa sobre la superficie del agua.

Hemos de tratar de impedir por todos los medios cualquier tipo de contacto entre nuestro perro y las cianobacterias, evitando no solo que ingiera agua contaminada sino evitando que se sumerja en ella o incluso la pise, ya que, además, el mero contacto con esta agua puede ser muy peligroso provocando problemas a nivel dérmico.

Las cianobacterias suponen un riesgo para la salud de perros y humanos pero más aún en el caso de los perros, dado que ocasiones pueden intoxicarse por ingerirlas directamente o por lamérselas de su piel tras haberse bañado.

En caso de que nuestra pise o se sumerja en agua infectada debemos lavarlo lo antes posible utilizando guantes al ser estas bacterias también perjudiciales para humanos.

Contra la Leptospirosis y las cianobacterias, acudir al veterinario es clave

Si observas que tu mascota sufre algunos de los síntomas asociados a la Leptospirosis o intoxicación por cianobacterias es importante que acudas al veterinario lo antes posible, contra estas afecciones el tratamiento precoz es esencial para la salud de tu mascota.

Centro Integral Veterinario VPRO en Aguadulce, más de 10 años de experiencia al servicio de la salud de tu mascota

En Centro Integral Veterinario VPRO en Aguadulce contamos con más de 10 años de experiencia al servicio de la salud de tu mascota. En nuestra clínica veterinaria te brindaremos el mejor asesoramiento y atención clínica para ofrecerte las mejores soluciones para el bienestar de tu mascota.